lunes, 24 de enero de 2011

La concetración de Nadal

De Nadal hablamos en este blog una y otra vez. No nos cansamos. Nos enamora su capacidad de lucha, su entrega, y su sencillez. La forma como se enfrenta al éxito y a la derrota sería la envidia del mismo Rudyard Kipling. Sus valores, su cercanía, su naturalidad...

Pero hoy, en esta mini reflexión os quiero dejar elvídeo que captaron las cámaras de televisión cuando se lesionó en los cuartos de final de Australia. ¿Rendirse? ¿Hacerse la víctima por haberse lesionado? Eso no entra dentro del imaginario de Nadal.

Lolo Sainz lo comenta siempre que habla de él. La capacidad de concentración de Nadal es su punto fuerte. Cuanto tiene fijado su objetivo, todo en el se conjura para conseguirlo, incluso sus propio sistema nervioso para no transmitir demasiado dolor.




"¡No me retiro ni cagando!"

¡Qué actitud! ¡Qué grande Nadal!

martes, 18 de enero de 2011

¡Podemos!


A lo largo de mi vida profesional he dedicado mucho tiempo a reflexionar y trabajar en el campo de la gestión de personas, tema realmente apasionante y en el que nunca se acaba de saberlo todo.

Dentro de este campo de la actividad humana, soy defensor de que la esencia de lo bueno y de lo malo que estamos viviendo tiene su fundamento en las escalas de valores existentes o en lo que es más dramático, que sería la propia existencia de valores la que propiciaría la evolución del individuo, las entidades y la sociedad en general.

Cada individuo, cada entidad, cada país, cada generación, cada civilización ha ido estableciendo unos fundamentos, unos principios, unas ideas, en torno a los que se han construido las relaciones, las ideologías, los hábitos, las costumbres, … la vida.
Para mí en el mundo del deporte hay conjunto de valores que es determinante (condición necesaria, aunque por supuesto no suficiente) para que se pueda practicar cualquier disciplina deportiva e intentar estar en la élite de la misma. La asunción de esos valores no garantiza el éxito, pero su carencia sí garantiza el fracaso.

¿A qué me estoy refiriendo?; ¿Qué valores están incluidos en este grupo?
Voy a enumerarlos, sin la ambición de ser exhaustivo, pero intentando cerrar lo más posible el conjunto, me estoy refiriendo a:
• El esfuerzo
• La lucha
• La superación
• La capacidad de sacrificio
• La constancia
• La capacidad de recuperación ante el fracaso y la adversidad (Resiliencia)
• La fortaleza de espíritu

Todos ellos están a mano para cualquiera, a disposición de todos, sólo demandan ganas, ambición, deseo… y mucho trabajo. Creo en el trabajo como fórmula de reivindicación de un espacio en aquello en lo que quiero avanzar.

No hay nada que no podamos alcanzar si lo intentamos suficientemente.
Para mí, Oscar Pistorius, (os incorporo una dirección para aquellos que no lo conozcan o quieran verlo en acción http://oscarpistorius.com/ ) es un ejemplo vivo de la capacidad de superación del ser humano.

Teniendo en cuenta su situación personal, “el hombre sin piernas” como él se define, podría haber elegido otras prácticas deportivas, que fuesen aparentemente más adecuadas a su realidad. No, él quería correr, él deseaba correr y demostrar al mundo, que él no aceptaba las barreras que la vida le había querido imponer y decidió correr.

Actualmente está luchando porque le dejen competir con los que no tienen sus aparentes limitaciones. Siempre he pensado que la felicidad está en el camino, en el intento, no en la consecución que por lo general es efímera y en muchos casos, el día después es desilusionante, por ello, no sé si lo conseguirá pero creo que intentándolo está dando un gran ejemplo para muchos y sin duda él se siente feliz.

¡Podemos! Quizás una palabra muy usuada, puede que manida, pero no por ello menos válida. ¡Podemos si no paramos nunca de intentarlo! Por cierto “juntos” es mucho más poderoso, y sobre todo, más divertido.

¡Podemos juntos!

jueves, 13 de enero de 2011

La historia de Karina Hollerkim ¿Qué serías capaz de hacer por tu pasión?

El salto BASE es probablemente el deporte más peligroso del mundo. Es una modalidad del paracaidismo que consiste en saltar desde un sitio fijo en lugar de un avión. Su nombre es un acrónimo de los 4 sitios desde donde se suelen realizar los saltos: Building (Edificio), Antenna (Antena), Span (Puente) y Earth (Precipicio o saliente).

El salto BASE es considerado el más extremo de los deportes extremos. Un pequeño error puede provocar irremisiblemente la muerte. El riesgo es tan alto que la media de vida de sus practicantes no llega a los 6 años desde que se inician en este deporte. En este tiempo o abandonan, o las lesiones les obligan a dejarlo, o mueren.

Karina Hollerkim es una atleta noruega que ha sido considerada la reina del salto BASE y ha sido la primera mujer del mundo que ha realizado ski BASE (salto BASE partiendo del descenso de una ladera esquiando).

Empezó a practicarlo con apenas 25 saltos en paracaídas, cuando la experiencia aconsejable para iniciarse en el salto BASE debe ser de al menos 250, pero su convicción llamó la atención de uno de los mejores profesores, Jeb Corliss. Este para tratar de disuadirla le explicó las reglas del salto BASE:

Te vas a lesionar. Te vas a romper huesos, no hay forma de evitarlo. Si sigues practicándolo verás morir a tus amigos, es un realidad inevitable. Y si no te retiras a tiempo, tu también te matarás”.

Y mirándola a los ojos la preguntó “¿Eres capaz de asumirlo? A lo Karina contestó. “Estoy lista, ¿Puedo saltar ya?

Esta historia me cautivó tras ver el documental “20 segundos de felicidad”, que sin duda os recomiendo, donde Karina, su padre y sus amigos cuentan en primera persona sus vivencias. Os dejo un pequeño tráiler para picar vuestra curiosidad:




¿Locura? ¿Valor? ¿Adicción a la adrenalina? ¿Instinto suicida? ¿Búsqueda de la muerte… o de la felicidad?

¿Qué hacer cuando tu pasión te hace enfrentarte una y otra vez a la muerte? ¿Resignarte o dar un paso al frente? Si tuvieras un gran don, una habilidad increíble pero para disfrutarla, para poder realizarte tuvieras que enfrentarte a la sociedad, a lo establecido o a la propia muerte… ¿Lo usarías?

Cómo admiro a las personas como Karina que son capaces salirse del camino transitado para vivir su propio rumbo, en un mundo donde una gran mayoría vive su vida con una rutina socialmente aceptable que les roba hasta el último ápice de ilusión.

La diferencia está en ser capaz de controlar el miedo, de mirarlo a la cara y no dejarse amilanar ante él, o probablemente en la valentía de vivir la vida obviando el qué dirán para hacer lo que más te gusta.

En Agosto de 2006, en Laussanne Suiza, el paracaídas de Karina falló y se estrelló a más de 100 km/hora contra el suelo. El accidente fue gravísimo, le provocó 21 fracturas en el muslo derecho, perdió 11 cm de fémur y más de 3 litros de sangre que casi le cuestan la vida. Los médicos le dijeron que no podría volver a andar, pero tras más de veinte operaciones ha logrado recuperar gran parte de la movilidad.

En una de las escenas finales del documental, tras una de de las múltiples operaciones y mirando con tristeza a la cámara, Karina se cuestionaba: “Amo demasiado la vida como para morir, y por ello me pregunto ¿Merece la pena saltar desde un acantilado para lograr 20 segundos de felicidad?”

Meses después, cuando el médico le dijo que no podría volver a saltar nunca más, las lágrimas cubrieron sus ojos.

martes, 11 de enero de 2011

El verdadero valor de un Balón de Oro


Fallado el Balón de Oro, llega el turno del debate. Personalmente se lo habría dado a Sneijder, pero esa es otra historia. La polémica, salsa del fútbol rellena horas de debate sobre un galardón que premia a un individuo en un deporte colectivo. Teniendo en cuenta esto, un gran error de base, el resultado final me da igual.

Sí, Messi es el mejor jugador del mundo ahora mismo. ¿Pero lo ha sido el último año? No lo creo, por eso, juzgando resultados y rendimiento voy con Sneijder: lo ha ganado todo, incluida la Champions y sólo se le ha resistido el Mundial llevando a Holanda a la final para acariciar la Copa.

En lo que sí me parece Balón de oro tanto Messi como Iniesta y Xavi (también Sneijder) es que son individuos que hacen crecer a un colectivo, que anteponen el nosotros al yo y a partir de ahí hacen crecer al equipo y a sus jugadores. Otros anteponen el individuo al colectivo y se enfadan si no son protagonistas o no marcan el gol importante o decisivo. Centran la atención y si no acaparan los focos, no están contentos.

Insisto: no entiendo un premio al individuo en un deporte de equipo. Y de los tres nominados, se lo habría dado a Xavi. Aunque Messi es de otro planeta. Como equipo, claramente se lo daría al Barça, que además de jugar más vistoso y atractivo que el futbol de cemento de otros tiene una filosofía de proyecto que hace crecer al individuo.
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails