jueves, 23 de diciembre de 2010

Feliz Navidad

Como muchos deportes hacen en estas fechas, nosotros también vamos a hacer el tan deseado parón navideño. Cambiaremos a los deportistas por nuestras familias, y nuestros posts y reflexiones, por un gorro de Navidad y una copita de cava para brindar por todos vosotros para que el 2011 sea mejor que este año que acaba.

Todo el equipo de Aprende del Deporte os deseamos que paséis una Navidad estupenda, llena de ilusión, y que disfrutéis de todo el calor de los vuestros que tan entrañable es en estas fechas.

Un abrazo muy fuerte

lunes, 13 de diciembre de 2010

Facebook, fútbol americano y espíritu crítico

Buck Burnette, uno de los jugadores de la línea ofensiva del equipo de fútbol americano Texas Longhorn escribió en su página de Facebook el siguiente comentario tras la elección de Barack Obama: “Qué se reúnan todos los cazadores, tenemos un puto negro en la Casa Blanca”. Al día siguiente su entrenador Mack Brown le echó del equipo justo antes del partido más importante de toda la temporada.

Una de las cheerleaders de los New England Patriots fue despedida por colgar en su página de Facebook una foto suya de una noche loca con sus amigos. En ella aparecía desnuda de cintura para arriba y una amigo suyo había escrito en su torso con un lápiz de labios “Soy judía” junto a una esvástica.

Dan Leona, el responsable de relaciones públicas de los Philadelphia Eagles no fue renovado tras publicar en su muro de Facebook un comentario criticando el juego del equipo. Su jefe argumentó que es incompatible se un fanático del equipo con ser un profesional del mismo.
El entrenador del equipo de fútbol americano de la Universidad de Colorado impuso una nueva regla a sus jugadores el año pasado: “Si te pido ser tu amigo en Facebook, es mejor para ti aceptarme. En cuanto a los contenidos, no pongas en ella nada que tu madre no pueda ver sin avergonzarse, porque si lo haces ella se sentirá mal y tú estarás fuera del equipo”.

En el draft de 2009 muchos equipos de la NFL (Liga profesional de fútbol americano de USA) como los Lions o los Packers crearon perfiles falsos en Facebook como si fueran chichas jóvenes y muy guapas. A continuación le pedían a las estrellas de la liga universitaria que les dejaran ser sus amigas. Su testosterona les traicionó en la mayoría de los casos admitiéndolas en seguida en su círculo de “información privada”. Los ojeadores utilizaron toda la información que pudieron conocer de ellos: si bebían, si consumían drogas, si eran muy juerguistas, etc. para decidir si los fichaban y para aquilatar las ofertas, aun millonarias, que hacerles.

La web 2.0 está transformando sociedad y con ella a las organizaciones, y el mundo del deporte no se mantiene ajeno a ello. Han comenzado los norteamericanos porque sin duda están más avanzados en la integración del social media, pero no tenemos que perder de vista que España es el tercer país del mundo en utilización y penetración de las redes sociales.

¿Son correctos estos comportamientos o se está invadiendo la vida privada? ¿Tiene sentido hablar de intimidad en un mundo donde gritamos a los cuatro vientos lo que hacemos? ¿Las organizaciones se comportan igual en el mundo 1.0? ¿Veremos pronto actuaciones como estas en las ligas de los deportes favoritos de nuestros países?

Preguntas para las que sin duda tendremos respuestas diferentes, seguramente encontradas, y con las que poco a poco iremos configurando entre todos las nuevas reglas de juego de las redes sociales.

Pero hay un aspecto que me apetece destacar, aun más cuando la polémica de Wikileaks está en el candelero. Hoy en día cualquiera puede hablar y publicar cualquier información sobre quien quiera, positiva, negativa, verdadera, falsa, objetiva o subjetiva. Por ello, ahora más que nunca necesitamos desarrollar un espíritu crítico que nos permita no creernos todo lo que leemos y cuestionarnos los porqués. Necesitamos ser capaces de coger perspectiva y contrastar la información para poder ser ecuánimes y no dejarnos llevar por las apariencias o por los intereses de terceros, algo que también nos vendría fenomenal en el mundo 1.0 con los medios de comunicación tan partidistas y parciales que tenemos.

En la web 2.0 se juega a la transparencia, y a en este nuevo juego todos tenemos que aprender a jugar.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Éxito vs Prestigio


En estos tiempos donde todo corre extremadamente deprisa; donde se quiere recoger el fruto al mismo tiempo que sembramos; donde se quiere alcanzar la cima a cualquier precio siempre y cuando sea inmediato; precisamente en estos tiempos, me gustaría daros mi personal teoría sobre la diferencia entre éxito y prestigio.

Sin entrar a valorar de quién fue la culpa, lo que es evidente es que determinados valores que antes cuidábamos y transmitíamos han sido usurpados por la fiebre del oro, y como variante de ésta, el encumbramiento del éxito a una nueva categoría de “deidad”.

Sin embargo, y lo digo por experiencia, del mismo modo que se suele alcanzar el éxito por el camino de la normalidad, del esfuerzo, de la coherencia y del método, también suele ocurrir que, una vez alcanzado, las sirenas del dinero, del poder ficticio, de la notoriedad y de los halagos consiguen que nuestro particular Ulises se quite los tapones de cera de los oídos y sucumba a la tontería, a la ignorancia y a la autocomplacencia propia de un pavo real que pronto será cocinado en Navidad.


Desgraciadamente para ellos, cuando se dan cuenta, están rebozados de salsa y dispuestos en el plato para ser engullidos por el olvido, el desprecio y por la injusta frase que dice: “pero qué se creía éste...”, mientras se busca con desesperación coronar al siguiente pavo real.

Afortunadamente para el ejemplo de muchos deportistas y personas, existen otros que cuando logran un éxito, se blindan sus oídos con una doble capa de cera y no solo resisten a los silbidos de sirena que les volverían locos, sino que aprovechan esa coyuntura para responsabilizar sus comportamientos y actitudes dentro y fuera de su escenario, para reafirmar el camino que le ha llevado a la meta y para servir de modelo ejemplar a los demás.

Para mi, los primeros son los estandartes del mal llamado éxito, los actores de un Gran Hermano que tienen sus 10 minutos de gloria y después hasta nunca. Pobrecillos, creen que el dinero les hará inmunes.

Los segundos son los poseedores de prestigio, aquellos que trazan una línea de comportamiento vital y la siguen sin desviarse ni un ápice, cambie lo que cambie el entorno y las circunstancias personales. Y lo hacen por coherencia y porque entienden que el triunfo es una responsabilidad más que un premio.

Estos últimos meses hemos podido observar paradigmas de ambos modelos en muchos de nuestros más notorios deportistas, pero también en los empresarios, financieros y políticos. Como yo sigo catalogándome como un idealista o un romántico, me agarro a cualquier tabla que me ayude a no ahogarme en lo que creo que es un mar de vulgaridad. Por eso me siento plenamente feliz que los tres finalistas del Balón de Oro de la FIFA sean Messí, Xavi e Iniesta de mis amores, que diría el gran Camacho.

Feliz Navidad y, si podéis, comeros un pavo.
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails