lunes, 7 de diciembre de 2009

Divismos

Según el diccionario de la RAE, divo, en su primera acepción se define como “Dicho de un artista del mundo del espectáculo, y en especial de un cantante de ópera: Que goza de fama superlativa”. El sabio catálogo apunta además que el término es usado en muchas ocasiones en sentido peyorativo. El caso es que esa fama superlativa suele ser un distorsionador de la realidad importante y, para muchos, incomprensible. En este entorno, los “divos” y “divas” se encuentran allá donde su fama les sitúa. Y así nos encontramos divos operísticos, rockeros, poperos, teatrales, cinematográficos, literarios… y ante esta avalancha, los “mortales” nos topamos con historias sobre flores de colores como requisito para alojarse en un hotel, toallas por miles para actuar en determinado evento, compras estrafalarias, destrozos… Excesos propios del divo-a: divismos, tal y como recoge la RAE.

Y luego está esto del fútbol. Claro. Son muchos los ejemplos de divismo en el mundo del fútbol, en el de antes, aunque en menor medida, y en el de ahora. Se trata de otro tipo de excesos, resulta evidente. Pero son excesos, no lo olvidemos. Hablemos del Real Madrid-Almería.

Un día de incipiente frío mesetario de principios de diciembre, en pleno puente, el Almería visita el Bernabéu. Un buen portero (Diego Alves), un interior rápido de la estirpe íbera-escurridiza tan característica de las Hispanias Bética, Lusitana y Tarraconense (Albert Crusat), un medio granítico de destacables cualidades defensivas (M’bami) y algunos honrados profesionales más, dirigidos por el mejor rematador de la historia de Chamartín (Hugo Sánchez). Entre los locales, Cristiano vuelve al Bernabéu en Liga. La cosa empieza muy bien para los blancos. Pero Alves hace su trabajo. Tras 20 minutos frenéticos de empuje blanco, Alves mantiene su red tal y como la dejó el linier. Diez minutos después, Cristiano, acostado a la derecha del gol norte, centra con clase a la cabeza Ramos. Sergio se eleva, poderoso, sobre Acasiete, algo tímido, la verdad. Golazo. Tras la celebración circense del sevillano, Cristiano, le recuerda que el pase ha sido suyo. Nos vamos al descanso.

En el inicio de la segunda parte, el Real Madrid se descompone (según un agudo espectador sentado a mi espalda, aún más de lo que estaba…). Iker salva una estirándose abajo a su izquierda. En la jugada siguiente, en pleno desconcierto blanco, Soriano empata de rebote. Luego, Uche marca también. El rumor va en aumento. Cristiano se agita. Se le tuerce la cosa. Escucha algo resignado las indicaciones de Alonso que, superado por M’bami, trata de recomponer la figura del equipo con evidentes gestos que exhortan a sus compañeros a juntar las líneas. Cristiano va a lo suyo. En una jugada como otra cualquiera, agrede a Crusat, al que le saca una cabeza. Roja directa, espeta el parroquiano de detrás, algo mosqueado ya. Y esto es lo que piden los jugadores del Almería. El portugués, lejos de arrepentirse, manda callar a sus oponentes. Mantenella e no enmendalla. Alonso ladea la cabeza.

El empuje del Madrid propicia el empate de Higuaín y, tras esto, viene la jugada del penalti, a juicio de muchos, inexistente. Cristiano se apodera de la pelota, decidido a arreglar el desaguisado pateando desde los once metros. Chuta con su derecha a la derecha de Alves quien, adivinando la trayectoria, se estira y salva. El rechace lo recoge Benzema que, a la sazón, llega con presteza sospechosa. Marca, eso sí, de forma inapelable. Cristiano se queda absorto en los once metros. Granero se dirige al luso quien, en su mundo de divo, no comprende cómo él no forma parte de la fiesta. Ni mira a su compañero.

Aquello sigue, ya en otro tono, con el Almería muy menguado. Dos minutos después, Higuaín se escapa por la derecha. En su carrera, ve a Cristiano que cobra ventaja por el centro gracias a su extraordinaria velocidad. Centra. Cristiano acomoda su carrera a la llegada del balón y marca. En su celebración se dirige a la esquina este del fondo sur, justo al lado contrario de donde le llegó el pase. Donde están los fotógrafos. Va quitándose la camiseta. Cuando por fin se zafa de ella, le espera la foto. Allí está él, sin un compañero que le haga sombra. Como un Antínoo del siglo XXI. Pleno de sí.

Tarjeta amarilla, era evidente. Cinco minutos después, llega el exceso final. En una jugada donde Cristiano tuvo la oportunidad de combinar con hasta tres compañeros, se entregó a la filigrana innecesaria. Ortiz, que no quiere ser parte de la fiesta, le tira una tarascada fea. El portugués devuelve el golpe aún más a destiempo. Segunda amarilla. Igual era roja directa, pero como indica el acta, se trata de la segunda amarilla. Dos espectadores a mi derecha comentan, algo azorados, el pase de modelos del cuarto gol y se acuerdan de su inutilidad. El agudo parroquiano recuerda que el próximo partido de liga se juega en Mestalla, que no es poca cosa. Este ha sido el partido de Cristiano, para lo bueno, que es muchísimo y para lo malo, que es más de lo que debería.

Cristiano vale el precio de la entrada. Y es, de largo, el mejor jugador del equipo. Sin embargo, se hace difícil pensar en un liderazgo del luso en el grupo a tenor de su comportamiento. ¿Cómo se podría adecuar sus actuaciones a lo que se espera de él? ¿de qué forma se han de conducir sus excesos? ¿cómo gestionarlo? ¿quién debe hacerlo? En suma, ¿cómo alinear los objetivos individuales con los grupales en los equipos humanos? Aquella vieja pregunta con una esquiva respuesta...

5 comentarios:

Elsietedelmadrid dijo...

Dos cosas Ricardo:
1- parece que eres el único que te has dado cuenta de que Xabi Alonso jugó. Es el jugador mas descentrado y fuera de forma de la liga española, ya no le dejan ni sacar los corner, lo tiraba al lateral de la red.
2 - ¿no crees que habría que multar o castigar a "il divo"? si lo hubiera hecho Guti (digo lo de enseñar las tetas y autoexpulsarse) la prensa estaría pidiendo de nuevo su ejecución pública. O resulta que ni presidente, ni directivos ni entrenador (por llamarle de alguna manera) tienen la misma vara de medir?

FAH dijo...

Buen post Ricardo. Creo que aki habría que recordar el post de Lolo titulado "Estrellas castigadas".

http://aprendedeldeporte.blogspot.com/2009/11/estrellas-castigadas.html

Creo que este tipo de situaciones se resuelven con mucha comunicación y negociación interna, además de por mucha generosidad por parte del resto del equipo, para saber que se está delante de lo que Valdano denomina "cuerpo extraño". En 1986 en el Mundial de México se decía de aquella selección que era "Maradona y diez más". Hubo un gran sacrificio y generosidad para integrar a este "genio" rebelde, caprichoso y egocéntrico porque les iba a hacer campeones del mundo. Lo fácil es castigar; lo complicado, gestionar. salu2.

Ricardo Colomo dijo...

@ Elsietedelmadrid... Estoy de acuerdo en que Xabi no está en su mejor momento. Es curioso porque saliendo del primer partido de la temporada ya lo comenté con A. Y no ha mejorado. La cuestión es que Xabi estar, estaba... Ahora, como indico en el artículo, el amigo M'bami estuvo muy bien (más en defensa que en ataque, porque ahí se le veían las carencias). Y pudo con él. Sobre los saques de esquina. Eso también se merece un post...


A lo segundo, pues coincido en lo que indica FAH, que lo difícil aquí es gestionar a este tipo de jugadores, que suelen ser, además los mejores.

De todas maneras sí que me gustaría añadir que en el comportamiento de CR9 se pueden comprobar muchas cualidades innegablemente positivas y determinantes para la competición: carácter ganador, espíritu competitivo, valentía,... además de una calidad enorme y un físico portentoso. A la vista ha estado.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
APRENDE DEL DEPORTE

DESEANDOOS UNAS FIESTAS ENTRAÑABLES DE NAVIDAD 2009 ESPERO OS AGRADE EL POST POETIZADO DE CREPUSCULO.

José
ramón...

Eugenio de Andrés dijo...

Yo creo que aquí se necesita n entrenador de verdad que sepa coger las riendas de un equipo diveros y complicado.

Un buen ejemplo que nos toca de cerca, en el blog, es la forma en la que Lolo gestionó a dos divos como fueron Drazen Petrovic y Fernando Martín. Nos contó un ejemplo de ello en http://aprendedeldeporte.blogspot.com/2009/04/competitividad-petrovic-sabonis.html

Es decir un entrenador que sepa liderar, que sepa hacer ver a los divos las ventajas de trabajar en equipo, en definitiva que sepa educar a los jugadores, porque como dice Ricky, son los mejores, y los mejores son los que queremos todos para nuestros equipos.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails