jueves, 3 de diciembre de 2009

Recordando a Fernando Martín


Hoy hace veinte años que Fernando decidió dejarnos dentro de un vacio imposible de rellenar, y si le preguntáramos el porqué de su ida el respondería sin más, “porque quiero y porque ya sois mayorcitos para vayáis solos por la vida”. Y es que Fernando se había convertido en el alma mater de nuestro equipo, a quien todos nosotros, antes de dar un paso, le consultábamos, aunque solo fuese con la mirada.
Me vienen una cantidad enorme de añoranzas de la convivencia con Fernando, donde su personalidad arrolladora le convirtió, no solo en un gran jugador, sino en el espejo donde muchos de sus compañeros, tanto de su equipo como de rivales, se miraban para medirse y para tratar de aprender lo emanaba de este espectacular deportista. “Sed vosotros mismos” era uno de sus muchos slogan.
Nada más incorporarse al Real Madrid, con apenas 20 años, jugamos un Campeonato del Mundo de Clubes y en su segundo partido metió la friolera de 50 puntos. Su espíritu ganador y su afán de superación quedaron patentes, lo que hizo que el fabuloso Oscar Becerra Smith me dijera en un aparte: “¡De donde habéis sacado a esta cosa!”
Y es que su portento físico, para poder paliar su “escasa estatura”, su concentración y su espontaneidad le llevaron a ser uno de los jugadores, que digo uno, el jugador más competitivo que jamás he visto. Esta competitividad le llevaba a crecerse ante las dificultades, a no rendirse nunca y a buscar soluciones a todo lo que parecía imposible, encontrando así motivo de superación y satisfacción personal en todo lo que hacía. Sabemos que las personas competitivas denotan un gran interés en hacer las cosas mejor que los demás y de esta manera convertirse en un ganador, naturalmente estamos hablando de Fernando y esta ha sido su definición como jugador y como persona. Esa competitividad le llevaba a asumir responsabilidades que le hacían mentalmente muy fuerte y de esa manera transmitir una gran seguridad, al igual que una gran confianza al equipo. (Fernando fue capaz de transmitir su fortaleza mental y su apoyo al equipo para conseguir el triunfo en el Palau ante el Barça sin jugar un solo segundo, sólo con su presencia. Naturalmente estaba lesionado).
Como ganador que era, se comprometía sin fisuras con lo que hacía. Si daba su palabra, la cumplía. Era un trabajador nato porque sabía que los resultados dependían de uno mismo, y porque siempre quería ayudar al equipo, formando parte de la solución para conseguir los objetivos y asumiendo siempre los retos más difíciles. Era un triunfador porque sabía que la adversidad era un buen maestro, porque respetaba a aquellos que le podían ganar, y porque como él decía: “soy bueno pero puedo mejorar”, mientras buscaba siempre una forma de superarse.
A pesar de esa lejanía tan cercana de Fernando, desde aquí quiero transmitir mi agradecimiento y admiración por este gran personaje del mundo de la canasta, añorando sus comportamientos ejemplares sobre cómo debía ser un profesional, añorando sus constantes lecciones de optimismo los días previos a los partidos, añorando la confianza que nos transmitía los minutos antes del salto inicial, añorando su entrega, su capacidad de concentración, su competitividad, su espontaneidad y su compromiso por ser los mejores… añorándole siempre.
Y en esa lejanía tan cercana vivo mi particular recuerdo de este fuera de serie, echando de menos el poder estar con él y con sus compañeros, por los gloriosos momentos que me hicieron vivir en esta profesión tan ingrata como es la de entrenador y que ellos, con Fernando a la cabeza, la convirtieron en el mayor deleite que puede tener un enamorado del baloncesto.

P.D. Mi más entrañable recuerdo a su madre Carmela, a su hijo Jan y a sus hermanos, en especial a Antonio, que aguantó como un jabato la perdida de Fernando.

14 comentarios:

FAH dijo...

Lolo, excelente post! Grandes enseñanzas, muchas cosas las desconocía. Me gusta eso de "soy bueno pero puedo mejorar". ¡Qué fácil es acomodarse! abrazo.

Francisco Javier dijo...

Grande Fernando ! pionero (NBA) , leader nato. Un abrazo para Fernando allá donde esté.

Jorge dijo...

Efectivamente Lolo, Fernando fue el que marcó el camino a seguir a esta generacion NBA

Disfrutad del video

Eurobasket 09: España campeona de Europa gracias a la NBA. Adelante España

http://www.youtube.com/watch?v=e8xcqvDBNmQ

Adrián dijo...

Grande Fernando y grande también Lolo. Me quedo con la frase que dijo en los playoffs 88/89, después de faltar al primer partido de la final contra el Barcelona por sus problemas de espalda y tomar el puente aéreo por su cuenta: "Pringaos, no me he levantado de la cama para perder". Un ganador nato.

Carlos dijo...

Desde la percepción de un aficionado al baloncesto en general y al Real Madrid en particular, estoy de acuerdo. Fue referente y piedra angular de contemporáneos y generaciones venideras. No olvidemos que abrió un sendero que sólo años después lograron seguir otros profesionales. Sirva de ejemplo para todos.

Jorge dijo...

Lo hemos puesto en LinkedIN gracias a que Lolo Sainz nos lo ha recordado

http://www.youtube.com/watch?v=CdqIosKYMUw

David dijo...

Un lujazo poder hablar con Lolo, su labor como técnico y sus equipos, siempre los admire. Habitualmente mis simpatias iban por equipos rivales pero no fue óbice para admirar y respetar a un enorme profesional como Lolo. Cuando por fin entrenó a la selección, me alegré mucho, y ese fue otro de los pasitos que nos llevo a la elite del baloncesto, como Diaz Miguel, como toda esa generacion de jugadores que a la gente de mi edad nos hizo trasnochar aquel verano del 84, dejar el futbol a un lado y amar el baloncesto. Gracias a todos, Gracias Lolo.

EL presente es maravilloso y las expectativas han superado las mejores previsiones: campeones del mundo, subcampeones olimpicos, y decenas de jugadores que han pasado por la NBA y han sido incluidos en un draft desde el gigante pionero con el numero 10, el inolvidable Fernando Martin. Voy a menudo aqui en Miami a partidos de la NBA, y es una gozada ver a tantos compatriotas en los diferentes equipos.

Recuerdo aquel día, cumpleaños de mi madre, un domingo inolvidable, de un año que tambien se habia llevado a mi abuela en agosto. El trágico accidente, la fatalidad, lo inesperado, la noticia era increible. Un shock. Aquel campeón invulnerable, que me habia hecho sufrir, emocionar, disfrutar, reir... me hacia llorar desconsoladamente. Mi habitacion estaba empapelada de arriba a abajo con la seleccion olimpica del 84, y claro, alli también estaba él.

Los amigos que jugabamos basket juntos nos pasamos minutos llorando abrazados. Era una pesadilla. Hasta jugar en los viejos ordenadores el "Fernardo Martin Basket" y ver su caricatura en la pantalla ponia un nudo en mi garganta. En su momento me compre una replica de su "10 negra" de los Blazers. Era feliz vistiendo con orgullo esa camiseta. Recuerdo a un hundido Audie Norris, rival en mil batallas y duelos espectaculares, llorar ante las cámaras al conocer la noticia. Fue horrible, tengo hoy día mil recuerdos de un momento indeseable.

20 años no es nada, como dice la canción. Su recuerdo sigue vivo. Lo que logró en su momento, arrasar en Europa, llegar a EE.UU., la NBA, su ambición, su liderazgo, fueron míticos. No lo olvidaremos jamás. Me hubiera gustado conocerle, pues como corrobora Lolo Sainz, era tan buena persona como yo intuía. Cientos de partidos, miles de recuerdos, pero quiero mencionar el homenaje que otro grande, Rudy Fernández, le dedicó en un momento cumbre de nuestro baloncesto:

http://davidtec.blogspot.com/2009/02/el-mate-de-fernando-martin.html
http://www.youtube.com/watch?v=_51ep1qiFYw&feature=PlayList&p=05EE52DF0AE0AAA1&playnext=1&playnext_from=PL&index=15

Gracias Fernando.

Custardoy dijo...

Gran artículo Lolo, siempre es un placer leerte y además ayer te pude ver en Punto Pelota.

No olvidaré jamás el día en que murió Fernando, yo vivía por aquel entonces muy cerquita de la antigua ciudad deportiva del Madrid y desde mi barrio se veía perfectamente el tramo de la M-30 donde se produjo el accidente.

http://www.marca.com/2009/12/03/baloncesto/1259820528.html

http://lacomunidad.elpais.com/baloncesto/posts

joserrap dijo...

Yo no vi a fernando jugar, pero ayer me emocione viendo el reportaje en teledeporte despues del partido de baloncesto……. Romay diciendo que las palabras de fernando siempre eran por 20, sus luchas con norris, eso si era deporte…… todos los que hemos jugado alguna vez al baloncesto se nos eriza la piel viendo esos videos y echamos de menos esa garra… no tanto en el basket, donde tenemos un equipazo este año, si no en el futbol…

Un saludo, Hala Madrid y FERNANDO, FERNANDO, FERNANDO!!!!!!!!

p.d: CUSTAR, de alguna manera ese dia tampoco se olvida en mi familia, el hombre contra el que se estrello el coche de fernando , era el vecino de mi madre en aquella epoca… siempre me lo recuerda cuando salen noticias sobre el…….

Fernando dijo...

Muchas gracias, Lolo, por este magnífico post.

A principios de los 80, cuando yo era un crío, era más aficionado al baloncesto que al fútbol (aunque luego por razones diversas acabase jugando a éste) y lo era por Fernando Martín. La influencia quie tuvo en mi ha sido incuantificable. Su espíritu de lucha, sus ganas de ganar y de mejorar todos los días, han sido y son un espejo en el que mirarme en el día a día. Sus enseñanzas son magníficas para el deporte, pero también para la vida.

20 años después, Fernando sigue presente en mi vida y no puedo evitar emocionarme cada vez que se cumple un año más desde su desaparición.

Allá donde estés, Fernando, mil gracias por todo.

Y mil gracias a ti, Lolo, por hacer soñar a aquel niño que era cuando entrenabas a aquel Real Madrid de Corbalán, Iturriaga, Fernando Martín, Biriukov, Rullán, Romay y compañía.

Enhorabuena por el post.

Un abrazo

Marketing Deportivo dijo...

Gracias Lolo por compartir estos recuerdos de Fernando.

Yo me enganché al basket con ese Real Madrid al que tú entrenabas con maestría. Crecí con él. Recuerdo que tenía que ir los viernes a clase de piano y mis padres aprovechaban la espera para acercarse al Pabellón a sacar entradas para el partido del fin de semana. Era una satisfacción salir de aquellas lecciones musicales que para mí eran un tormento, y saber que al día siguiente iría a ver a Robinson, Corbalan, Biriukov, Romay, Fernando, etc. enfrentarse al Joventut de Jiménez, al Barça de Epi, al Estudiantes de Pinone y Rusell, al CAI de Llorente...

Gracias Lolo por toda esa ilusión.

Jorge dijo...

Los entrenadores que ayudabamos a Lolo en los "Campus Oria", tenemos grandes recuerdos y alguna que otra foto en nuestras mesas, del año que Fernando compartió entrenamientos con nosotros. Fernando rotaba por los grupos y el día que le toco estar con el que yo entrenaba preparamos la sesión dividiendo el equipo en dos, entonces dije aquello de: un grupo con Fernando otro conmigo, cuando me di la vuelta no había nadie, todos querían empezar con Fernando. Espero que esos chavales tampoco le hayan olvidado.
Gracias Lolo por éste y por todos los post que escribes en el blog.

José Luís dijo...

Buenas Lolo.

Yo, que me enfoco casi siempre en el 'liderazgo', diría algo que creo sería la mejor definición posible desde mi punto de vista: 'Los jefes pasan, los líderes perduran en el tiempo, aunque por desgracia no contemos con ellos'.

Los líderes marcan épocas y Fernando martín, es y será siempre, de las personas que marcó una época, por algo hoy seguimos con el recuerdo vivo de esa gran persona que era.

Un abrazo

Pablo dijo...

Las cualidades de Fernando serían muy necesarias en muchos líderes actuales, tanto a nivel institucional como a nivel empresarial. Por todo ello, nuestro recuerdo.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails