jueves, 23 de abril de 2009

Las claves de la recta final


La liga dura aproximadamente 9 meses, y en su actual composición en España, se juegan 38 partidos. Pues bien, normalmente casi todos los años se decide lo más importante en los últimos 8 partidos, es decir, estamos en este momento, entrando en el tramo decisivo de nuestra liga.
Analicémoslo con las cifras de este año cuando quedan por disputar 24 puntos:
- Entre el primer y segundo clasificado hay tan sólo una diferencia de 6 puntos.
- Hay cinco equipos con un máximo de 6 puntos de diferencia, que se juegan su participación en la Champion.
- 6 equipos con una diferencia máxima de 9 puntos se juegan su participación en la UEFA.
- Hay 11 equipos que pueden verse implicados en el descenso, siendo la diferencia entre el mejor clasificado y el equipo que hace el corte, de 6 puntos.
Parece que las cifras nos dan la razón. Durante 8 meses hemos dicho, escrito, publicado, miles de comentarios sobre éste, y este otro equipo, sobre qué bien o qué mal estaba tal equipo, pero machaconamente uno y otro año, es el tramo final el que pone a cada uno en la posición definitiva de la clasificación de la liga.
Hablaremos en las próximas jornadas de victorias heroicas, de remontadas de leyenda, de salvamentos in extremis, etc… Esta es la hora de la verdad, y lo más importante es llegar en este momento con ilusión y fuerza para cumplir nuestras metas.

Nada está perdido ni ganado, todo está por decidir y lo que pase a partir de esta jornada configurará la clasificación final.

La victoria de la Liga, la clasificación para la Champion o la UEFA, el descenso a segunda, están en juego y cualquier equipo está en el momento, en el que, independientemente de lo pasado hasta hoy, es posible matemáticamente modificar el resultado final, teniendo en cuenta que todos están sujetos a la victoria, al empate o la pérdida.

Es la hora de que las aficiones olviden los malos momentos y apoyen a sus equipos, con todo su entusiasmo, por encima de cualquier otro sentimiento o deseo.
Que los entrenadores motiven y empujen a la pelea a sus equipos, haciéndoles ver que nada está perdido o ganado y que todo se puede conseguir si desde hoy trabajamos unidos y con ilusión.

Que los jugadores se esfuercen al máximo en demostrar lo mejor que tienen como futbolistas y como personas, no decaigan hasta el minuto siguiente a que el árbitro pite el final del encuentro, que no den un partido por perdido, aunque se enfrenten al mejor clasificado y se queden sólo con 9 jugadores. Que no den una pelota por perdida. Que se cuiden al máximo, durante los días que quedan hasta el final de la temporada, su preparación física y su concentración en la victoria. Que ayuden en el vestuario a levantar el espíritu de lucha, o las ansias de ganar, y la confianza en poder hacerlo.
Si un equipo consigue juntar todos esos elementos, estoy seguro que conseguirá su meta.
Esto sucede con frecuencia en el mundo empresarial de forma parecida, nunca nada se puede dar por perdido o por ganado.
Todos los años se establecen ranking y todos los años por arriba y por abajo se producen modificaciones, algunas esperadas y otras no.
Es el esfuerzo, la disciplina, el rigor, la constancia, el trabajo en equipo, etc., es decir la aplicación recurrente de valores, de validez universal, lo que acaba haciendo la diferencia.
En el mundo empresarial también se puede en el último trimestre, cambiar, mejorar o empeorar, el resultado de un ejercicio, hay que cortar en un momento determinado para abordar el último y definitivo tramo. ¿Es mejor mantener desde el principio el nivel necesario?, sin duda, pero es en último tramo, en dónde si nos despistamos perderemos el “título”.
Vivamos estas apasionantes jornadas que nos quedan de esta temporada, y cuando acabe, asumamos el resultado.

Pensemos que el éxito y el fracaso, son igual de traidores y hay que tratarlos de la misma forma, con humildad y pensando siempre que… inmediatamente comienza una nueva competición en al que podemos cambiar nuestra actuación y seguir luchando en busca del resultado deseado.

2 comentarios:

Eugenio de Andrés dijo...

"La recta final" la están jugando hoy en día también muchas empresas a las que la situación económica se lo está haciendo pasar muy mal.
El miedo a lo que puede psar está atenazando a los equipos, y la psicosis de "vamos mal" está condicionando las decisiones en todos los ámbitos.
Ahora más que nunca tu reflexión cobra sentido, y las empresas que hayan trabajo mejor los valores de su equipo, de sus profesionales estarán en mejor disposción para poder afrontar este difícil reto.

Anónimo dijo...

Las últimas 8 jornadas son las jornadas de las matemáticas, de las esperazas, del ” aún podemos “, las del ” y por qué no? ” En algunas temporadas así ha sido por ejemplo, la temporada 2007/08 no cambió la tabla clasificatoria las últimas jornadas, pero sin embargo la temporada 2006/07 a falta de 8 jornadas, el Barcelona era el lider y ganó la liga el R.Madrid, en UEFA estaban Zaragoza y At.Madrid y finalmente la disputaron Villarreal y Zaragoza. O la temporada 2005/06 en la cual el Espanyol a falta de 8 jornadas estaba en zona de descenso y finalmente salvó la categoría en la última jornada.
Bien cierto es el dicho ” Al final en una liga estás donde te mereces “, pero a falta de 8 jornadas cuando las cosas son más determinantes y decisivas, ese plus de ambición, ese plus de ganas, ese plus de ilusión, ese plus de compromiso….. En ocasiones obra milagros.

Chapeau por como lo has expuesto.

Huno

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails