lunes, 2 de marzo de 2009

Ganar, ¿La única forma de conseguir la felicidad?


En el mundo del fútbol, es fácil encontrar unanimidad en la teoría de que lo importante es ganar, y algunos incluso van más allá y añaden “aunque sea de cualquier forma”.
En el mundo empresarial, ha vencido el criterio de que lo más importante para una empresa son los resultados económicos, y muy especialmente los resultados a corto plazo. Y en el mundo de los individuos es el éxito económico, la meta más ambicionada por una gran mayoría de personas.
Esta similitud entre estos tres mundos, nos debe hacer pensar que hemos creado algo que tiene como principal ídolo, al éxito y que ese éxito, primero puede merecer cualquier tipo de comportamiento, segundo, se tiene que obtener al más corto plazo posible y tercero su manifestación más clara es la económica.


Pues bien, creo firmemente que necesitamos revisar estos conceptos, ya que en ellos probablemente se apoyan la mayoría de las frustraciones que vivimos en la actualidad. Reflexionemos:
- Pocos alcanzan el éxito económico.
- Muchos de los que lo alcanzan no encuentran en él la felicidad.
- El corto plazo no tiene fin, cada vez que se consigue un logro, se está estableciendo otro aún más difícil y después otro y otro…
- El comportamiento desleal, la envidia, la soberbia, la codicia, etc… son antagónicos con la felicidad (no todo vale, no de cualquier forma)

Si nos centramos en el mundo del fútbol como referente en el que se puede visionar con facilidad comportamientos y sacar conclusiones de ello, para aplicarlos en otras actividades, podemos analizar con claridad lo anteriormente mencionado.

En primer lugar, en la mayoría de los casos, el éxito, ganar un partido, ganar una final, es bastante inconsistente. No siempre gana el mejor o el que más se lo merece y además, todo se puede definir en un “espacio” profundamente estrecho.
En la historia de las finales de la Champions o en las finales de los Campeonatos del Mundo, o en las Euroligas, es mayoría los partidos que se han ganado por la sola diferencia de un gol, por lo tanto en el mundo del fútbol, la diferencia entre éxito y fracaso se mide en segundos y se denomina Gol.
Por otro lado en una competición de cualquier tipo, sólo gana un club o la selección de un país. En el mejor de los casos pasados un cierto tiempo, sólo recordamos al campeón y como mucho al “perdedor de la final” que en términos concretos llaman subcampeón o campeón de los perdedores.
Esto nos podría hacer pensar que lo único válido es ganar, pero no es así, ¿conocen ustedes algún socio de un club o ciudadano de un país que se haya dado de “baja” de su club o de su país por perder una final? Yo no lo conozco.
Todos, cuando jugamos o juega nuestro equipo, no digo una final, que sólo algunos en alguna ocasión llegan a jugarla, sino cualquier partido que se juegue, insisto, todos, queremos ganar, y eso sí es fundamental, salir a ganar y poner en la victoria todo nuestro esfuerzo y todo nuestro talento. Pero con el profundo convencimiento de que un éxito finaliza cuando comienza el siguiente partido o el siguiente campeonato, y con el fracaso (la derrota) sucede lo mismo.
El éxito es efímero, pero la derrota también.

En el mundo del fútbol hay muchos clubs que nunca han jugado una final de la Champions, es más, nunca han jugado la Champions y posiblemente nunca la jugarán y en ellos han jugado cientos de miles de futbolistas y han tenido millones de aficionados que nunca los han abandonado. Luego no es necesario obtener el máximo triunfo para triunfar en la vida del fútbol, ya que el triunfar es disfrutar y ser feliz con él y si además algunos pueden vivir de él jugando o participando en ese maravilloso espectáculo, pues mucho mejor.

Yo sé que muchos no comparten esta idea, pero yo creo que es básica para poder alcanzar la felicidad en esta y cualquier otra actividad.
Siempre hay que tener:
- Espíritu de lucha, de esfuerzo.
- Entrega
- Ambición por ganar
- Humildad ante el resultado
- Autoexigencia
- Generosidad ante el esfuerzo y con los compañeros
- Visión de equipo
- Lealtad a los colores
- Respeto al contrario y a los espectadores


Y con todo ello, intentar disfrutar y ganar. Pero lo que no puede ser es que si no se gana se pierdan las ganas de volver a competir, tantas veces como sea necesario.

13 comentarios:

FAH dijo...

Interesante y contradictoria cuesstión la que plantea José Ignacio. Recuerdo a Leopoldo Fernández Pujals (fundador de Telepizza) decir: "Ganar no lo es todo en la vida, es lo único". Exagerada, seguro. Emilio Butragueño me decía en cierta ocasión: "Tanto en la victoria como en la derrota hay algo de mentira". Estoy de acuerdo.

Un par de apreciaciones:

1. Los resultados son imporantes, porque son motivadores. Ganar estimula a seguir creciendo.

2. "De fracaso en fracaso hasta la victoria final", dice una de mis frases preferidas. O, "hay que fallar cien golpes en la herradura para acertar una vez en el clavo".

3. "Disfruta mucho de lo que tienes mientras caminas hacia nuevos retos", sería un buen lema.

4. La felicidad, desde luego, tiene que ver con muchos factores que distan mucho del éxito profesional como lo entendemos.

no me extiendo más, otro día.

Paniagua dijo...

Me resulta muy interesante el motivo del post. Pero ¿qué es el éxito? ¿qué significa ganar? En mi opinión la victoria consiste en alcanzar la felicidad, y los caminos son múltiples. Cuándo un equipo de fútbol salva la categoría en el último partido, sus jugadores y aficionados son tan felices como cuando otro gana un torneo importante. El éxito consiste en alcanzar los objetivos, y estos no han de ser siempre ser el mejor. Parece más razonable proponerse como meta la superación (ya sea aplicado a un particular o a un colectivo) y darle a su consecución la categoría de victoria. Y siempre disfrutando del mero hecho de esforzarse en conseguir algo, ya que sólo eso es un éxito.

eduardo schell dijo...

La felicidad y el éxito es relativa en función de a quién le preguntes.
No creo que la única forma de lograr la felicidad sea ganando y sí siendo honesto con uno mismo y sabiendo si has dado todo lo que podías o no.
Por supuesto que ganar es un estímulo, pero no creo que sea la única via hacia la felicidad. Dependerá de cada uno. Por supuesto, lo que a mi me haga feliz no es lo mismo que a los demás, e igual pasará con los deportistas y equipos. Para unos, la felicidad consiste en ganar al eterno rival, aunque luego se den un batacazo en la clasificación; a otros les basta con salvar la categoría y a otros no les vale otra cosas que ganar siempre.
No comparto la filosofía de "o ganas o fracasas", no creo que sea ni justa ni sana y además, como bien apunta José Ignacio, en este caso la recompensa es efímera.

En el libro 'Basuketoboru', le preguntamos a todos los campeones del mundo de la selección de basket cuánto dura una derrota y cuánto una derrota. El pensamiento generalizado es casi el mismo y transcribo lo que nos contestó Carlos Jimenez, eterno capitán (subcampeón europeo en 1999, 2003 y 2007; bronce europeo en 2001; campeón del mundo en 2006 y sumbcampeón olímpico en 2008):
"¿Cuánto dura una derrota y cuanto una victoria? Lo ideal es que durasen lo mismo porque apenas te da tiempo a disfrutar de una victoria cuando ya hay que pasar página. Ni tampoco te puedes hundir por haber perdido un partido porque tienes otro enseguida que tienes que afrontar. No puedes ni hundirte ni vanagloriarte, hay que disfrutar y no darle muchas vueltas a una derrota salvo para tratar de aprender de los errores cometidos". No puedo estar más de acuerdo.

Lolo Sainz dijo...

yo siempre digo que quien dice que lo importante es participar, no sabe lo que es ganar.

Y aunque no lo parezca, tras haber dicho esto, yo estoy de acuerdo con José Ignacio porque en las empresas como en los clubs de baloncesto "ganar" no siempre es que dar primero como dice Eduardo. Ganar es consguir mantenerme en primera, ganar es conseguir los objetivos del mes, ganar es ocnseguir esa cliente tan importante, ...

Lo que esta claro, como dice Paco es que los resultados son importantes, y fijarnos metas, alcanzables y realistas, pero muy exigentes es fundamental.

Anónimo dijo...

¡Lolo eres un crack!

Anónimo dijo...

Una pregunta para José Igancio. Ahora que conoces bien este gran Club, ¿La teoría que dices es aplicable al Real Madrid?

Marketing Deportivo dijo...

Para mí es mucho más importante el proceso para llegar a esa final que el hecho de alcanzar la final en sí.

Seguramente esa sea la clave de que aquellos que no han ganado nada ni lo ganarán, no abandonan a sus equipos.

El deporte es un gran ejemplo de como se puede vivir más allá de los resultados últimos. El esfuerzo, el trabajo en equipo, compartir la misma ilusión...son valores que aportan esa felicidad de la que se habla en el post.

José Ignacio Rivero dijo...

La FIFA concedió al Real Madrid en el año 2000 el título de mejor Club del Siglo XX, pero aún así, no siempre hemos ganado las competiciones en las que participamos. Luego la FIFA le ha concedido ese título por toda su trayectoria durante todo el siglo, por sus éxitos y también por sus derrotas.
Dicho esto, en el ADN de este Club ha estado, está y estará siempre la ambición por ganar.
Como madridista me gusta cuando nuestro equipo gana, pero me siento más orgulloso cuando lo hace luchando en equipos y dejandose la piel en los partidos. En estos casos, hay veces que me siento muy orgulloso incluso cuando no ganamos.

Eugenio de Andrés dijo...

Creo que ganar es jugar en equipo, ganar es hacer disfrutar a la grada, ganar es conseguir que la afición se sienta orgullosa de su equipo.
El problema desde i punto de vista es el cortoplacismo, cuando sólo se busca "ganar" a hoy, empeñando incluso el futuro.

El Croata de Madrid dijo...

Si ya lo dijo un conocido mio hace muchos años, "No me importa si ganais o perdeis mientras ganeis", cada uno podra aplicarlo como quiera, pero la explicación que yo siempre di a esta frase, es que no importa si se gana o se pierde, mientras tu actitud sea la de ganar. Si actuas asi antes o después llegarán los resultados deportivos y profesionales

jimenita dijo...

Estimo que el éxito es la actitud con la que enfrentamos la misma idea de éxito que tenemos para nuestras vidas, es una forma de vivir la vida en realidad,y si en el camino esto nos hace felices, pues !! Enhorabuena!! como dicen en España.
Creo que por eso los equipos de fútbol que más se divierten jugando, son los más felices y los que obtienen mayores éxitos y
" menores derrotas ".
En las organizaciones sucede igual.

Guillermo Manrique de Lara
RR.HH. - PERU

Eugenio de Andrés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eugenio de Andrés dijo...

Tienes toda la razo Guillermo, de hecho hay un estudio del Centro de Calidad de Vida de la Universidad de Claremont en la que se demuestra que la característica que diferencia a los alumnos excelentes de los demás es que disfrutan mucho estudiando su carrera.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails