martes, 20 de octubre de 2009

Qué le pudo pasar a Maradona


Vaya por delante que soy un admirador compulsivo del jugador-Maradona: Desequilibrante y genio en el campo y auténtico líder protector y solidario con sus compañeros en el vestuario.

Sin embargo, oyendo la rueda de prensa del último partido entre Uruguay y Argentina, con triunfo de esta última por 0-1 en los minutos postreros del encuentro y con clasificación incluida para el Mundial de Sudáfrica, nos encontramos con un Maradona- Seleccionador que nos abochornó con sus declaraciones, no tanto por el fondo como por las formas. ¿Qué pudo ocurrir? En este artículo voy a intentar dar mi impresión particular sobre cómo la presión puede influirnos a todos aquellos que en algún momento asumimos responsabilidades encabezando un grupo de alto rendimiento, ya sea deportivo o de cualquier sector del mercado.

A mi juicio, lo primero que tenemos que hacer para que no ocurran estas situaciones es hacer hincapié en la selección de la persona que tiene que dirigir bajo presión. Uno de los mayores baluartes que debemos exigir, que no el único, es el autocontrol, pues este cargo es un amplificador emocional del grupo: si tenemos confianza, el grupo mostrará seguridad; si tenemos miedo, el grupo mostrará pánico.

En el alto rendimiento existe un core o núcleo principal y unos factores externos que giran permanentemente alrededor de él: En el deporte serían la prensa, la organización, el público, los agentes o representantes, la familia y en el mundo empresarial estos factores lo compondrían los stakeholders.

Todos ellos generan una presión sobre el núcleo central que, de un modo u otro, afectan o influyen en su devenir diario y, por ende, en sus resultados. Esta presión es como la energía, ni la creamos ni la evitamos, pero se puede transformar. Ahí es donde entra en juego el director o líder de un grupo.

En el caso de Maradona, imagino que utilizó las feroces críticas a su juego y el miedo del país a quedar fuera del Mundial como elemento cohesionador del grupo y una motivación extra para sus jugadores. Hasta ahí todo bien, pues todos los entrenadores hemos utilizado ese recurso en alguna ocasión. Ahora bien, si es un recurso, una vez conseguido el objetivo se pasa página y no se hace público. El problema es cuando se justifica como un fin. Ahí comienza una batalla que me temo no acabará bien, pues no se puede vivir en contra de algo que no se puede eliminar, como decíamos anteriormente.

En el mundo empresarial también ocurre estas situaciones pero a la inversa. No se hacen declaraciones públicas, pues dañaría gravemente la reputación corporativa, pero sí se trasforman en destrucción del clima laboral, injusticias con el equipo o incoherencia con lo que uno predica y lo que hace.

En definitiva, el hecho de que nos supere la presión viene originada por una falta interna de confianza hacia uno mismo, hacia el equipo o hacia el trabajo realizado y, sobre todo, por una desvirtuación del sentido del resultado. Para mostrarlo gráficamente, nos podemos imaginar cuando pasamos un precipicio de lado a lado sobre un tronco de madera. Si miramos al fondo y vemos todo lo que nos puede acontecer si nos caemos, estamos generando unas reacciones fisiológicas propias del miedo que nos van a agarrotar, a quitar la confianza y, al final, van a hacer que nos despeñemos. Sin embargo, si atravesamos mirando al frente, recordando todas las veces que lo hemos hecho bien, mirando todo lo que nos espera al cruzar, las sensaciones serán de confianza, de ilusión y de motivación y seguro que lo cruzaremos.

Disculpo a Maradona, aparte por mi antaña admiración, por su falta de experiencia en esas lides, pero aconsejo a quien corresponda que trabaje ese tipo de situaciones si no quiere que la próxima vez se despeñe de veras, y con él unos cuantos.

5 comentarios:

Ricardo Colomo dijo...

Gran reflexión...

En particular, me ha encantado el análisis de los Stakeholders (interesados) del deporte. Este concepto introducido por Freeman es fundamental para los gestores. Así, conocer y controlar a estos interesados es una de las tareas clave para los gestores. Resulta evidente que en esta tarea de "Stakeholder Care" no debe estar insultarlos...
No en vano, y vulgarizando (y retorciendo) la definición de Stakeholder, éstos son los que portan una estaca (también otras cosas... ), y si no haces lo que ellos esperan, tarde o temprano te golpearán con ella, porque para esto la llevan.

Eugenio de Andrés dijo...

Coincido con Ricardo, buen análisis y buen planteamiento (por cierto Ricardo me ha encantado lo de la estaca).

Yo creo que detrás de este hecho hay un problema de fondo, muy visible en el deporte y un poco menos en la empresa, que es el asumir que un buen jugador será un buen entrenador.

Los roles son diferentes y se necesitan habilidades y capacidades diferentes. En la empresa además esta situación se ve amplificada por la falsa creencia de nuestra sociedad de que quien no asciende, fracasa. ¿Por qué un buen comercial va a ser un buen Director Comercial o por qué tiene que serlo si lo que le gusta realmente es vender?

Ser un buen profesional, y especialmente un buen líder, es mucho más que unos excelentes conocimientos técnicos.

FAH dijo...

A mí lo q más me ha gustado es lo de: "No se puede vivir en contra de algo que no se puede eliminar". Muchas veces lo hacemos. Hay que aprender a lidiar y gestionar esas situaciones. Fantástico post.

Marketing Deportivo dijo...

Fenomenal exposición. Me ha gustado mucho la teoría de la energía y su relación con los stakeholders deportivos y no deportivos. Enhorabuena a "Aprende del deporte" por la incorporación de Javier Lozano al elenco de colaboradores.

Siento mucho respeto por todos los técnicos ya que he tenido la suerte de dirigir a un equipo de fútbol (en 3ª regional, eso sí) y sé la dificultad que conlleva. Pero en el caso de Maradona, voy a dejar esto un poco de lado.

No le veo capacitado para asumir el trabajo de seleccionador argentino (ha sido muy interesante también lo de que el puesto de entrenador es un amplificador emocional del grupo). Él jugaba bien al fútbol pero no tiene control sobre sí mismo, con lo cual, es imposible que maneje oportunamente la cuarta pata del fútbol, la psicología. A lo que voy. Que estoy echando en falta críticas hacia aquellos que tuvieron la feliz idea de nombrarle para el cargo.

Un saludo a todos.

David dijo...

Enhorabueba por la incorporación de Javier. A la vista de su trayectoria profesional y de su capacidad de reflexión, creo que tenéis un equipo muy potente.

Sobre el post me parece muy interesnate, con criterio, sin entrar en la crítica fácil, pero diciendo las cosas como son.

¡felicidades!

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails